Spread the love

Una propuesta de la diputada del gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), Zulay Rodríguez, que planteaba negar en la Constitución de Panamá la nacionalidad a aquellas personas nacidas en suelo panameño, que fueran hijos de extranjeros, fue rechazada en la Asamblea Nacional del país centroamericano, ante el repudio y las amplias críticas recibidas tanto en Panamá como internacionalmente.

El planteamiento de la diputada proponía derogar derechos universales reconocidos por multitud de países, como el «Ius soli», nacionalidad originaria (por nacimiento), al reconocer solo el «Ius sanguinis» o derecho de sangre, según el cual la nacionalidad que se adquiere es la de los padres, independientemente del lugar de nacimiento.

El «Ius soli» o derecho de suelo, reconoce el lugar de nacimiento, sin tener en cuenta la nacionalidad de los padres.

Según reportaron medios panameños, la diputada Kayra Harding, del PRD, frenó a su homóloga Zulay Rodríguez, insistiendo en mantener el Artículo 9 de la Constitución de Panamá, según el cual. «Son panameños los nacidos en territorio nacional».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *