En los registros de la Corte de Panamá aparecen autorizados como abogados 33 ciudadanos cuyo primer nombre es Gilberto, pero ninguno de ellos es Gilberto Ramos De Arco, por lo que se concluye que Ramos De Arco no es abogado idóneo. Dicho de otra manera y para que se entienda, no está colegiado y no dispone de licencia para ejercer en la Corte.

Ramos al parecer no es abogado o por lo menos no se habría graduado en Panamá. Aun así, Gilberto Ramos realiza gestiones de índole legal, por las que cobra altas cantidades de dinero, usando el nombre de una supuesta tía que según pregonaría Ramos, fue magistrada, en lo que bien podría ser una estafa.

Hasta el momento y a pesar de denuncias ampliamente reseñadas y difundidas contra este supuesto abogado, ninguna autoridad panameña, como tampoco el Colegio de Abogados de Panamá, se han pronunciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *