Tras muchas denuncias, la Fiscalía de Venezuela, entonces a cargo de la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, comenzó a investigar años atrás al empresario colombiano Álvaro Pulido, por realizar ventas de alimentos con sobreprecio al gobierno de Venezuela y por obtener Divisas preferenciales para importaciones que nunca se realizaron.

No obstante, la investigación vio tropiezos cuando Pulido logró que Ortega mantuviese archivado el caso, se cree que a cambio de cientos de miles de dólares por protección.

Tras ser destituida y ya en el exilio, en 2017 la ex-fiscal denunció anomalías en la adquisición de productos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), por parte del gobierno de Nicolás Maduro, en las que señaló a Pulido de las irregularidades. Pero una vez más, se piensa que el dinero tuvo éxito para callar las acusaciones.

Personas con conocimiento de la situación cuentan que Álvaro Pulido acudía a fiestas íntimas en dónde coincidía con el también empresario Antonio Chambra, propietario de la cadena de tiendas Traki, la ex-fiscal Ortega y con bellas y jóvenes modelos que deleitaban a los presentes, en las que hombres y mujeres, todos prendados de las chicas, daban rienda suelta a su imaginación.

Luisa Ortega Díaz, Antonio Chambra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *