Daniel Gómez
ALnavío

Developers, conformada por empresarios e inversores venezolanos, era la sociedad promotora de un megaproyecto inmobiliario en Panamá. Por casi cinco años trabajaron para que el gobierno del ya expresidente Juan Carlos Varela les aprobara los permisos ambientales. No lo hizo. Y no sólo eso. En el último minuto, decidió cambiar de promotor: un grupo de inversores panameños a los que rápidamente les aprobaron los permisos. PGC Developers califica esta decisión del gobierno de Varela de “sospechosa” y “fortuita”. También habla de “favoritismo”…

Panama Global City es uno de los proyectos inmobiliarios más ambiciosos del país. Contempla una superficie de 570 hectáreas situada a dos kilómetros del Aeropuerto Internacional de Tocumen en la que se construirán centros logísticos, áreas tecnológicas, comercios, parques, hoteles, casas…

Un megaproyecto de 4.000 millones de dólares de inversión, que daría trabajo a más de 2.000 personas, y cuya sociedad promotora, PGC Developers, la conformaban inversores y empresarios latinoamericanos, algunos de ellos venezolanos, supo el diario ALnavío.

Todo cambió en mayo de 2019. Cuando el gobierno del ya expresidente Juan Carlos Varela solicitó un cambio de promotor y eligió al Grupo Aliado de Inversores, un consorcio de inversores panameños cuya junta directiva la conforman miembros de la familia Arauz de Penomé.

“Esta aprobación apresurada y a favor de la nueva sociedad de origen panameño denota la preferencia y favoritismo hacia un apellido en específico reafirmando que el antiguo gobierno se caracteriza por tomar decisiones calculadas y mal intencionadas que sólo favorecerán a unos pocos”, apuntó PGC Developers en un comunicado.

El problema con los humedales

El punto principal de la denuncia es el favoritismo, aunque también se alerta cómo el gobierno de Varela demoró la concesión de permisos a PGC Developers.

Cabe destacar que la promotora trabajó para el proyecto casi cinco años. En ese tiempo se volcó, convocó a inversores y empresas, los comprometió, a través de cartas, a través de firmas, y también, a través de inversiones. Concretamente, “una inversión significativa para el desarrollo de los estudios y trámite de los permisos necesarios”.

Este último detalle es clave. A dos kilómetros del territorio de Panama Global City se encuentra el humedal Bahía de Panamá, que es un área protegida. Si bien la superficie del proyecto no se solapa con el humedal, los estudios ambientales de la promotora advirtieron sobre riesgos. Riesgos que se podían resolver.

Lea el reportaje completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *